En los Colegios Diocesanos llevamos a cabo la formación integral de los alumnos de acuerdo con una concepción cristiana del hombre, de la vida y del mundo. Queremos niños y jóvenes educados con los valores del evangelio, desde el diálogo entre la fe, ciencia y cultura. Esta formación integral consiste en el desarrollo armónico de todas las dimensiones de la persona ya que, aspiramos a educar niños y jóvenes con un proyecto de vida íntegro y que los haga felices.