AUTOINSTRUCCIONES

Son una serie de órdenes o instrucciones que nos damos a nosotros mismos para regular de forma autónoma nuestra conducta. El objetivo es entrenarnos para lograr el éxito en una tarea o conducta.

La mayoría de las personas hacemos este proceso de forma automática, pero los niños y adolescentes que tienen dificultades, han de aprenderlo y entrenarlo.

Esta técnica es bastante eficaz en general, especialmente con niños hiperactivos, impulsivos, con falta de autocontrol, déficit de atención, dificultades de aprendizaje…

Podemos guiar a los chicos y chicas, para elaborar sus propias autoinstrucciones. Os presentamos un ejemplo y os damos unas pistas para aumentar su efectividad:

1- Usar el método de forma constante y sistemática.

2. Adecuar las autoinstrucciones a las características de quien las vaya a usar.

3. Implicar al chico/a.

4. Usar imágenes que faciliten la integración de las consignas.

5. Usarlas en una gama variada de situaciones.

Comentarios cerrados.